El emperador sigue desnudo

Mª Antonia Fontiverio Vocal ComInterna

Mª Antonia Fontiverio
Vocal ComInterna

¿Quién no conoce la fábula de “El rey desnudo” de Hans Christian Andersen. Sí, ésa en la que el Rey, embaucado por unos “reputados” sastres, luce totalmente desnudo pensando que viste el traje más hermoso del mundo. Hermoso, eso sí, a ojos de todos aquellos que no fuesen tontos. Y así se pavonea el rey frente a su pueblo hasta que un niño, el que demuestra tener más juicio y sentido común, se atreve a decir lo que es una tremenda evidencia: “El rey está desnudo”.

Ésta es, desgraciadamente, la sintonía que entona la Comunicación Interna en muchas empresas antes de que arrecie la tormenta. En numerosas ocasiones nos centramos en destacar los magníficos proyectos de nuestra compañía. Hasta que de pronto, se cierne sobre nosotros la tormenta: una crisis, y además, laboral. Una crisis, por cierto, conocida extraoficialmente por muchos dentro de la compañía, pero desconocida “oficialmente” por todos. Tanto comunicar, y obviamos comunicar la evidencia…  sí, el Rey va desnudo, pero mientras los de la Dirección no lo digan, aquí no pasa nada…

Es curioso, cuando hablamos de hacia dónde camina la Comunicación Interna en las empresas, parece que todos los profesionales tenemos claro que se deben superar los conceptos de información jerarquizada. La tendencia es crear y fomentar “espacios” de diálogo entre trabajadores, flujos de comunicación bidireccionales y transversales, potenciar el intercambio de ideas. Sin embargo, en situaciones de reestructuración, se hace más necesario que nunca recuperar el papel “primario” con el que se gestó en muchas organizaciones la Comunicación Interna: la información top-down. Al fin y al cabo, si se cuece algo, quienes mejor lo saben (o deberían) se sientan arriba.

Es más necesario que nunca que la Comunicación Interna reivindique este papel puramente “informativo”, que no es poco.  Y, que además, este papel se ejerza, no sólo cuando “estalla” el pollo, sino en el antes, durante y después. Esto, que parece una obviedad, es en realidad un arduo trabajo a desarrollar por la comunicación interna, porque las organizaciones, que se vanaglorian de lo “transparentes” que son, se vuelven completamente herméticas cuando de explicar problemas se trata.

En los casos de cierre de empresas o procesos de reestructuración los indicios suelen ser además evidentes para todos: el grifo de las inversiones se cierra de pronto, la optimización de costes se eleva a la quintaesencia, las ventas caen en picado o agonizan lentamente,… ¿Acaso no es percibido todo ello por los trabajadores en su propio puesto de trabajo? ¿Por qué entonces la Comunicación Interna no reacciona? ¿Por qué no explicamos ya que los tiempos son tumultuosos, no sólo para la macroeconomía y el país, sino también para nosotros? ¿Qué tal una dosis de honestidad? Un buen trabajo informativo, de arriba a abajo, en este sentido, facilitará posteriormente la comprensión de los mensajes durante la crisis y además permitirá gestionar la incertidumbre. Pasada ya la tormenta, la comunicación interna debería reconstituir la credibilidad del proyecto empresarial, pero desde la realidad y la coherencia. No pretendamos, al cabo de tres días, volver a proclamar las excelencias del traje del emperador. Es necesario un tiempo de reconciliación. La Comunicación Interna, en esta etapa, debe ser sensible a ello y centrarse en las personas, en los valores. Aunque sin duda, la misión más “osada” de la Comunicación Interna es hacer entender a los de arriba que los beneficios de ejercer la honestidad a tiempo son infinitamente más eficaces que los mejores trajes del mundo que “queramos” confeccionar para enmascarar esa realidad.

Anuncios

Acerca de cominternacom

Asociación Comunicación Interna. Profesionales de la comunicación interna con ganas de trabajar por la profesión.
Esta entrada fue publicada en Tribuna y etiquetada , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s